Un viaje a la luna para el día del espectador

Esta tarde de lluvia que anuncia el invierto es casi una invitación para ir al cine. Hoy miércoles es el día del espectador, al menos en este blog.  Coge tu entrada y pasa a esta sala de cómodas butacas. Estás invitado a un viaje de película que nos lleva a los inicios del cine. Y no a cualquier sitio, se trata de un viaje a la luna.

Mucho antes de que el hombre llegara a la luna, la literatura primero y el cine después ya fabulaban con la idea de viajar hasta ella. En  el año 1902 Georges Méliès filmó “Le voyage dans la lune”, una película muda de 14 minutos, basada en el relato de Julio Verne “De la Tierra a la Luna”, para la que diseñó algunos de los primeros efectos especiales de la historia del cine, que ya había experimentado gracias a su colaboración en espectáculos de ilusionismo en el Teatro Robert Houdin de su propiedad y cuyos decorados, trucos y maquinaria eran en su mayoría obras del propio Méliès.

Esta película está considerada como la primera historia de ciencia ficción llevada a la pantalla. Adquirió tal fama que también fue pionera en asuntos de pirateo. Se cuenta que una copia fue robada por uno de los técnicos de Edison y distribuida en Estados Unidos, con un simple cambio de título (Un viaje a Marte). Así que Méliès nunca cobró dinero por la explotación de su obra más conocida.

Tras rodar 500 películas, la transformación del negocio monopolizado por Edison y Pathe junto a la crisis de la Primera Guerra Mundial, harán que Méliès decida retirarse, dedicándose a un negocio bien distinto: un quiosco de juguetes y golosinas en la estación de Montparnasse. Su trabajo artístico será redescubierto por los surrealistas en los años 20, lo que condujo al reconocimiento en los últimos años de su vida.

Indudablemente tiene mucho surrealismo la imagen de la cápsula espacial que aluniza en el ojo derecho del satélite terrestre. Es todo un icono que supera la fama de su propio autor y que ha sido reproducido en múltiples ocasiones. Queen utiliza la película como inspiración para el videoclip de la canción “Heaven for Everyone. En 1996, el grupo The Smashing Pumpkins, le hará un homenaje al universo fantástico de Méliès en el videoclip de  “Tonight, Tonight” con efectos muy conseguidos. No os lo perdáis, podéis verlo a continuación como complemento a esta tarde lluviosa de cine. !Que lo disfrutéis!.

Anuncios

Granada en blanco y negro

Las ciudades se dejan ver de muchas maneras y el arte siempre encuentra formas diversas de mostrar cada rincón en clave simbólica. La música ha encontrado en los videoclips el medio para trasladarnos a calles que se leen a través de las letras de las canciones y que nos invitan a viajar. Aquí podrás ver algún que otro viaje musical, así que ponte cómodo.

Hoy te propongo un paseo por las calles de Granada de la mano de Lapido, el poeta eléctrico. Una Granada noctámbula en blanco y negro que se descubre tras una mirada atenta a los tejados, veletas, adoquines, grafitis, las palabras grabadas en sus muros, la inocencia de un perrillo de andar lento, sus gentes deambulando en la noche, el trazado sencillo de su callejero y un “tequiero” escondido en un lugar secreto.

Imágenes que acompañan una letra que  habla de la desolación y el abandono por  ese “ángel” que no se decide a volver.  Letra que también es una invitación a dejar la pasiva espera enarbolando  el amor como dogma de fe.

Cuando el ángel decida volver
Se encontrará con la ciudad vacía
Las tuercas oxidadas pero abiertas las heridas
Cuando el ángel decida volver

Cuando el tren llegue al anochecer
No habrá música de bienvenida
Esfumada la esperanza y apagadas las colillas
Cuando el ángel decida volver

Nos verá contando hasta tres
Justo antes de emprender la huida
Tomaremos el fracaso como punto de partida
Y el amor como dogma de fe
Cuando el ángel decida volver

Creo recordar que alguien cantó
Lo mismo en otra canción:
“Cansado de esperar”

Cuando el ángel decida volver
Será el momento de que rompan filas
Los que lucharon en la guerra y los que fueron a la mina
A buscar algo en lo que creer

No tendremos nada que perder
Y se hará real la fantasía
Preparad los epitafios y poned la otra mejilla
Cuando el ángel decida volver
Cuando el ángel decida volver

Cuando el ángel decida volver
Cuando el ángel decida volver
Cuando el ángel decida volver
Cuando el ángel decida volver

José Ignacio Lapido. Cuando el ángel decida volver

Cartografía, 2008

A %d blogueros les gusta esto: