Leer el grito de la montaña

Gritos dulces de la montaña

Gritos dulces de la montaña

Pasamos media vida en viajes rutinarios camino al trabajo, estresados, quemados, absortos en nuestra oscuridad. Como en aquella escena de la película de Isabel Coixet “Cosas que nunca te dije” en la que varios conductores estaban atrapados en un atasco y en pensamientos inquietantes como los que nos asaltan a todos en algún momento: ¿Qué clase de vida me espera? ¿Será como yo esperaba? ¿Me arreglarán la calefacción del coche? ¿Todo el mundo se estará haciendo las mismas preguntas que yo?

Sí, todos nos hacemos las mismas preguntas y todos necesitamos comunicarnos aunque cada uno lo hace a su manera. Unos escriben en las paredes de la ciudad, otros en el muro de facebook, otros encuadernan sus pensamientos en libros.

Él decidió escribirnos en la montaña porque pensó que no es justo tener una montaña y no tener mirador o arcén para descansar y contemplarla, tener una montaña y no tener tiempo para escucharla. Así que le dió solución convirtiendo a los conductores en lectores. Y la creatividad de este hombre llamado Anoniman se puso en marcha para dar un aliciente a los 50.000 tinerfeños que pasan a diario por la autopista.

Sus acciones tienen el encanto de la sorpresa que nos regala la gente que nos quiere. Cada noche, mientras los demás vemos la tele, preparamos la cena o seguimos con el ajetreo diario, él sube a la montaña y prepara sus mensajes de 20 metros. Por la mañana regresa y coge fotos que comparte en la página de facebook El cartel de la autopista del Norte, km 32 y en el blog Frases anónimas.

Anoniman es un hombre generoso que invita a jugar poniendo una sonrisa, una palabra amable y positiva a nuestros viajes diarios. Su primer grito fue de rebeldía, “No te gastes más pasta” como reacción a la fiebre consumista en los centros comerciales. Desde entonces se suceden frases de protesta, de reacción a lo que sucede: “Eres víctima o luchas?”, “Que devuelvan los millones“; mensajes para seguir adelante: “Este año lo conseguirás”,”Te queda tanto que probar” o juegos de palabras que nos hacen reir: “No avisar, aparco grúa“. Y por supuesto, no faltan las frases-declaraciones de amor con las que podríamos jugar como si fueran tarjetas hasta componer un poema que se lee en el tiempo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es un regalo que se produce al amanecer con una dulce y desconocida periodicidad que genera curiosidad al viajero que gira la cabeza buscando cuál es la frase que grita la montaña ese día. Todo, bajo el signo del anonimato para transmitir la idea de que ese mensaje lo podría escribir cualquiera de nosotros porque esas palabras tienen el poder de “generar comunicación, estimular una puerta que abre a cada uno, tocar en un rincón que te lleva a una parte de tí mismo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: