Dejo al suplente en el espejo

Elena Kalis. Underwater Alice

El que inventó las vacaciones sabía lo que hacía. Sí, porque llegamos hasta aquí exhaustos, acelerados, agobiados por esta crisis omnipresente que ha inundado nuestras conversaciones y convierte los sueños en pesadillas. Cada día hay más brujas arañando la mañana y la ciudad no deja de bostezar recordándonos que vivimos como pájaros enjaulados y ya se sabe, el pájaro enjaulado muere.

Así que amigo, amiga… no nos queda más remedio que tomar medidas y junto a ese superviaje que has planificado piensa si no quieres abandonar al antropófago que cada día va contigo, aquel con el que compartes cuerpo. Porque el tiempo de vacaciones es también para recuperar nuestro yo y pensarnos, dejando al suplente en el espejo.

Qué tal si nos lanzamos a la calle y disfrutamos de los paraisos cercanos, ataviados con los cinco sentidos, oyendo el murmullo de los mercados, disfrutando con la calidez de la luna o la ternura de un cuscurro de pan. Yo hago mías estas palabras de Serrat como un manifiesto de buenos propósitos. Os dejo a la suplente en el espejo, me propongo pasar por las cosas tocándolas y voy a hacer algo importante: perder el tiempo…

Si no os sabe mal claro…

¡FELICES VACACIONES!

Si no os sabe mal,

si puede ser,

me está carcomiendo la angustia …

de ir a dar una vuelta por las calles

ataviado con los cinco sentidos.

Os dejo el suplente en el espejo

y el patrimonio en préstamo,

que tengo que salir urgentemente

si no os sabe mal.

Si no os sabe mal,

si puede ser,

tomaré

los perfumes de este chaparrón de otoño,

del ciego, la punta de los dedos

y del pan caliente, un cuscurro.

Del brote nuevo, lo que será,

y del sexo su último aliento

y la claridad de la luna…

si puede ser.

Esta puta sensación de llegar siempre tarde,

de pasar por las cosas sin tocarlas,

de perder el tiempo tratando

de hacer algo importante …

Antes de que el suplente grite…

… «Sálvese quien pueda» …

Me he prometido con la vida.

¡Vivan los novios!

Vamos a averiguar lo que se conspira por ahí,

y lo que suspira el recodo del río,

y lo que se cuchichea por los mercados,

y lo que el diario no dice.

Si hay que vivir y hay que morir,

quisiera hacerlo en mi nombre

por respeto a la especie …

Si no os sabe mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: