Viajes involuntarios, prisioneros del camino

“Home, it’s far beyond long lost horizons
Home I’ll never see
For I’ll be a prisoner of the road
And I hold no key that will ever set me free” Silvert Høyem

Andamos preocupados preparando viajes que nos saquen de la rutina y nos hagan descansar con el solo hecho de poner kilómetros entre nuestra casa y el destino vacacional. “Destino”, curiosa palabra  que va olvidando su sentido trágico, aquel que nos recuerda el diccionario. Preparamos maletas en las que no nos falte de nada: el perfume, la ropa de baño, la ropa de noche… documentos esenciales, pasaporte, la visa, el seguro médico, el seguro de viaje y la reserva del hotel. Y el ordenador, que no nos falte el ordenador e Internet para seguir en contacto con los de aquí y contar todo lo que vemos y lo bien que lo estamos pasando. Aumentamos cada año la lista de cosas imprescindibles.

Miles de personas en tiempo de espera en aeropuertos, estaciones y carreteras. Y olvidamos que también en estas fechas hay miles de personas embarcadas en viajes involuntarios en los que la palabra destino recupera su sentido fatal, cambiando trágicamente las denominaciones: el viaje se convierte en éxodo y el viajero en refugiado. Caminan durante días empujados por el hambre convertida en hambruna y en el camino pierden su identidad, sus hijos y su vida.

El destino es un campo de refugiados… ¡Triste destino!. La sequía y la guerra son dos armas letales que ponen en peligro la vida de once millones de personas del Cuerno de África. Etiopía, Somalia y Kenya concentradas en el Campo de Dadaab, el mayor campo de refugiados del mundo, con capacidad para 90.000 personas que aloja actualmente a 400.000.

Entonces el camino, símbolo otras veces de libertad, se convierte en una prisión como sugiere el título de esta canción compuesta por Sivert Høyem, un lamento que nos recuerda la situación de los millones de desplazados que hay en el mundo, gentes sin hogar que nunca encuentran la llave de la verdadera libertad.

Si está en tu mano !Ayúdales¡

Prisoner of the Road

When I go, I go alone
There ain’t no one ever looking out for me
Just the sun, my own lean shadow
And the wind out among the trees

Home, it’s far beyond long lost horizons
Home I’ll never see
For I’ll be a prisoner of the road
And I hold no key that will ever set me free

Most humbly on my bending knee
I’m begging you to help me, please
For I’m a prisoner of the road
And I hold no key, I hold no key that will ever set me free

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: