En las calles de Liverpool

A veces parece que las historias están en nuestro subconsciente y un día afloran adornadas de elementos que nos rodean. Y como si tuvieran vida propia, van pasando los años y la historia se va transformando. Entonces y solo entonces descubrimos las conexiones de lo que hemos escuchado, lo que hemos visto, lo que hemos sentido y lo que hemos creado. O al menos es lo que me sugiere esta historia.

Se llamaba Eleanor, había nacido en una ciudad inglesa y allá por 1911 trabajaba como criada en el City Hospital Parkhill de Liverpool a cambio de un salario de 14 peniques. En 1939, cuando tenía 44 años falleció y fue enterrada en el Cementerio de la Iglesia de St. Peter. Una historia más, entre muchas, de trabajadores que llevan una vida anónima definida en dos únicos documentos: la hoja del salario y la lápida en un cementerio.

Dieciocho años después, esa misma iglesia es lugar de encuentro de jóvenes con inquietudes musicales. Un día de 1957 John y Paul, dos jóvenes de Liverpool, se conocen y deciden formar un grupo musical, que supuso toda una revolución en los años sesenta. En 1966, publican el disco Revolver que incluye una canción de Paul McCartney que habla de la soledad de una mujer soltera que recoge el arroz de las bodas y que es “enterrada con su nombre” y de un sacerdote que escribe sermones que no escucha nadie. Cuando Paul habla de la canción, cuenta que se inspiró en las historias que observaba cuando de jovencito visitaba casas de jubilados y les ayudaba a hacer la compra. Le impresionaba la soledad de las mujeres que morían sin que nadie se enterara. Pensó llamarla Daisy Hawkins, pero, finalmente, optó por Eleanor, en honor de la actriz Eleanor Bron que había participado en Help! ; el nombre de la licorería Rigby de Bristol completaría el apellido de la protagonista de la canción. Para el nombre del clérigo pensó utilizar el de su padre, pero prefirió no molestarlo y bautizó al personaje como padre McKenzie, después de consultar la guía telefónica.

Así que la canción finalmente se llamó “Eleanor Rigby”, uno de los temas más versionados de los Beatles, el grupo que ya ocupa un lugar destacado en la historia de la música y que todavía es fuente de historias y noticias. Sus canciones ya nos pertenecen, nos divierten y nos motivan. En 1990, Paul recibió la carta de Annie Mawson, directora de la ONG Sunbeams Music Trust, dedicada a ayudar con la música a niños con dificultades de aprendizaje, para contarle que uno de sus alumnos que es autista y fan de los de Liverpool, había conseguido salir de su aislamiento y tocar al piano Yellow Submarine, lo que hizo que lograra la medalla de plata del Príncipe de Edimburgo. Meses más tarde Mawson, recibió una carta de respuesta de la oficina de McCartney que contenía el documento de 1911 con el salario de Eleanor Rigby, cuya subasta en 2008 aportó importantes ingresos a la ONG.

McCartney, que nunca reconoció haberse inspirado en esa mujer, terminó diciendo que tal vez su nombre quedó en su inconsciente ya que, tanto Lennon como él, solían ir mucho por la Iglesia para tomar el sol. Curiosamente hoy la iglesia recoge en su web la historia de estos jóvenes modernos.

Mientras tanto, la canción se ha convertido en todo un símbolo. Quizás por ello, hay un hotel con su nombre y quizás por ello, la ciudad de Liverpool decidió dedicar una estatua, del cantante y escultor Tommy Steele, a esta mujer ya no tan anónima, porque su imagen es una atracción turística. Los turistas se fotografían junto a Eleanor que aparece sentada en un banco, compartiendo sus pocas migas con los gorriones. Una placa situada detrás de ella dedica la estatua “a todos aquellos que están solos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: