La vida como un hotel

Ellos pasaron por tu vida

como los camareros en un hotel de lujo:

!tantos y tan rápidos!

Ellas por la mía

como institutrices de familia burguesa:

pocas, pero intensas.

Lo nuestro fue distinto.

He llegado a creer que regentaba el tiempo

que vivías, el espacio que apenas ocupabas,

los sueños que cada noche alimentabas,

la ventana que tú desconocías,

antes de readmitir -no sin recelo-

a ese huésped incómodo que siempre nos rondó:

la certidumbre

de que toda belleza necesita

cambios de sol a sol, pasados unos años,

personal cualificado en los servicios

que suelen distraer al corazón.

Ahora que, sin duda, estamos separados por alguna

distancia

pienso si sería bueno rebajarse de empleo,

dimitir de gerencias que sólo proporcionan

un ácido sabor,

problemas de familia, burocracia del alma,

impresión de estar dentro

de un papel que no cuadra:

marido, padre, madre,

profesor, instructor…

Y como un camarero en temporada alta

vivir sólo en hoteles felices de una noche

cruzando los salones como número par.

Y esperar ese día en que otra vez nos tiente

ambigua en las terrazas, una tarde de invierno,

la pasión de alcanzar prosperidad.

Álvaro Salvador. Cinco estrellas.

Una respuesta

  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: