Tu nombre, una marca personal

Cuando va a nacer un bebé, no es tarea fácil elegir un nombre, porque será su identidad para toda la vida. Probablemente, la decisión se basará  en el contexto histórico-cultural en el que están arraigados los padres y la familia. Si tenéis que tomar la decisión, aquí os sugiero algunas fuentes de inspiración y documentación. No olvidéis el gran peso del momento histórico. Fueron muchos los “Juan Carlos”, en nuestra Transición política y, a partir de ahora, empezaremos a contar “leonores” y “sofías”.

Los gustos literarios de los padres por personajes con nombre sonoro o carácter heroico, siempre han sido determinantes, por lo que el Diccionario literario de obras y de personajes, más conocido como “el Bompiani”, se convertirá en un manual de cabecera, para aquellos que quieran averiguar por qué sus padres se decantaron por nombres como Melibea o Romeo.

Pero amigos, allá donde hay un “emprendedor”, una idea puede cambiar el futuro de generaciones y crear afortunados o damnificados, según se mire. Es lo que viene sucediendo desde hace cien años en Huerta de Rey, un pueblo burgalés de 1.113 habitantes, que tiene en su haber, 360 nombres distintos, cuya peculiaridad les llevó a presentar su candidatura al  Libro Guinness de los Records. No es para menos, al paso que van, lo convierten en atractivo turístico. El causante fue el secretario del Ayuntamiento, quien, para solucionar el problema que causaba a los carteros la repetición de nombres y apellidos, propuso a los habitantes que sustituyeran los habituales “Juan”, Carmen o Antonio, por los que figuraban en el Martirologio Romano. Y así llegaron al pueblo, Tiola, Toptisa, Oria, Clicerio, Ediltrudes, Merenciana o Austringiliano, Burgundófora Cancionila, Filonila… y un sinfín de nombres difíciles de memorizar y que podéis consultar en la página no oficial del pueblo. Sin duda, han facilitado la tarea a los carteros, pero se la han complicado a los maestros foráneos que aterricen en el pueblo. Con objeto de apoyar la candidatura al Guiness, se organizó en agosto de 2008 el Primer Encuentro Internacional de nombres raros,  que fue precedido de conferencias sobre el origen de los nombres.

No es por desanimar, pero el record en originalidad, fruto del caos, está en Chone, un pueblo de Ecuador, donde pueden encontrarse los nombres más extravagantes, que han servido de homenaje a personajes históricos o han convertido su identidad en publicidad gratuita de grandes multinacionales. Las fuentes de información, que así lo verifican son los registros civiles de la provincia y las guías telefónicas. Y casi todos, guardan una historia, que nada tiene que ver con la del común de los mortales (es el nombre de mi abuela, así se llama mi padre…). Veamos algunos ejemplos: el padre de Adolfo Hitler Flores de Valgas Alava, pensó que era buena idea bautizar a su hijo, que nació en plena Segunda Guerra Mundial, con el nombre del dirigente que estaba “reconstruyendo” Alemania. A otro hijo, lo llamó Querido Ecuador, que a su vez tiene una hija que se llama Venus Lollobrigida… También podemos encontrar a algunos Stalin, Lenin, Pericles…  John Kennedy Suárez, tuvo la suerte de nacer el día del magnicidio de Dallas, y se quedó “retratado para siempre. Alka Seltzer, se llama así porque esas pastillas aliviaron los dolores de su madre en el parto. Imaginamos qué coche tenía, o quería tener, el padre de Land Rover García, y cuáles eran los gustos gastronómicos de los padres de  Burger King y Exquisita Pílsener. Insuperable es la historia de Dos a Uno Angulo, que nació el domingo en el que el equipo de fútbol de su padre triunfó sobre su rival.

Y es que nuestros nombres dicen mucho de nuestra cultura, permiten una lectura antropológica y dan lugar a sesudos estudios y fuentes documentales como la que ha elaborado el Instituto Nacional de Estadística, que acercan el mundo de la estadística al gran público.  La fuente en cuestión es el resultado de una novedosa explotación estadística de datos procedentes del Padrón Municipal, en la que se presentan los 100 nombres y apellidos más frecuentes para todo el territorio nacional, los 50 más repetidos por provincia de residencia y los 10 más habituales por nacionalidad y sexo. Además, se puede saber, dónde vive o dónde ha nacido la gente, según su apellido, mediante el mapa de distribución provincial de apellidos. De los datos allí recogidos, sabemos que el nombre de María es el más frecuente y después el de María del Carmen, aunque Lucía se va imponiendo. En el caso de los hombres, José fue el nombre más usado hasta la década de los 40, Antonio se llevó la palma en los 50 y 60, David de los 70 a los 90 y a partir del siglo XXI, triunfa Alejandro.

En Andalucía, el Instituto Andaluz de Estadística, también elabora un registro estadístico que proporciona información, alfanumérica y geográfica, sobre distribución y frecuencias de nombres y apellidos en nuestra Comunidad. Ya nos imaginamos a los técnicos estadísticos diciendo: “!Uf!, me ha tocado Sevilla y me duele el dedo de contar “fernandos”… y a otro responderle: “no te quejes, que yo estoy con Córdoba y no se de dónde salen tantos “rafaeles”…

Anuncios

3 comentarios

  1. […] Tu nombre, una marca personal docuhistorias.wordpress.com/2010/05/13/tu-nombre-una-marca-p…  por angustiado hace 5 segundos […]

  2. Este texto me encantó la primera vez que me lo diste a leer, y hoy, nuevamente, quizás, puede que 2 años después me ha vuelto a cautivar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: