Documentos andantes

Si quisiéramos encontrar a alguna persona que no tuviera en su armario una camiseta, lo tendríamos muy difícil. Hoy por hoy, se ha convertido en la prenda universal, que gracias a su versatilidad es la plasmación del individualismo imperante. Cómoda y barata puede representar desde las tendencias más clásicas a la trasgresión y la rebeldía. Con un sencillo patrón en forma de T mayúscula (por eso en inglés se llama T-shirt), se convierte en un lienzo para la creatividad del que la diseña y todo un manifiesto del que la usa. Por ello, nos parece que las camisetas son documentos andantes, que sus dueños portan trasmitiendo un mensaje, o su declaración de principios, a modo de tarjeta de presentación, que implica al que las lee.

De origen humilde, ha sabido pasar de ser ropa interior a prenda de alta costura.  Ya durante la Edad Media,  los soldados la utilizaban para evitar el roce con la armadura, y a principios del siglo XX, se utilizó como ropa interior para protegerse del frío. Esta prenda, tal como la concebimos hoy, a decir de algunos historiadores, apareció durante la I Guerra Mundial, en el frente francés. Los soldados americanos portaban la incómoda ropa interior de una pieza; eran los Long-Johns que se han hecho famosos gracias a las películas del Oeste. Observaron, que los franceses llevaban dos piezas ligeras y fáciles de lavar. Los yanquis cortaron sus prendas en dos, tomaron nota y cuando terminó la Guerra las comercializaron. Los nazis copiaron el diseño de las camisetas y la impusieron como uniforme de gimnasia para sus juventudes hitlerianas.

En la II Guerra Mundial ya formó parte del uniforme oficial de todos los ejércitos, ocupando por primera vez portada en la revista Life del 13 de julio de 1942. Desde entonces, los dueños de la moda la han situado en la alta costura y el mundo del cine le ha dado su carácter rebelde, dejando en nuestras retinas la imagen de Marlon Brando en camiseta, en “Un tranvía llamado deseo”. Cada tribu ha sabido crear su tendencia, pero es quizás la vertiente política y publicitaria, la más próxima a su valor como documento. Esta línea comenzó en 1948, cuando se utilizó por primera vez como soporte publicitario en una campaña electoral, solicitando el voto republicano para Thomas E. Dewey.

Cuentan nuestros mayores, que en la España de la posguerra, donde la economía de subsistencia llevaba al reciclaje, se confeccionaban camisas con los sacos de azúcar. Se teñían de distintos colores y después del uso y los sucesivos lavados, los azules, rojos y verdes dejaban asomar la marca y procedencia de la materia prima. Así, el portador de la camisa terminaba por convertirse en rústico modelo que lucía con pudor “Fábrica Azucarera de San Isidro…”. Si los fabricantes hubieran descubierto las posibilidades de marketing del reciclaje…, estos involuntarios modelos no se habrían sonrojado.

En los 60 y los 70, las camisetas, se usaron como pancartas para protestar por la causa feminista, por la igualdad de derechos, a favor de las revueltas de Mayo del 68 en París, o como manifiestos de libertad. Algunos de los eslóganes que se han hecho famosos y han sido multiplicados gracias a la difusión en camisetas son: “Una mujer necesita un hombre igual que un pez necesita una bicicleta”, con ese lema, las feministas reivindicaron su lucha en los 60 ;  “Más vale morir de pie que vivir de rodillas”, la frase del Che Guevara que todavía sigue vendiéndose. “No a la guerra”, para denunciar la intervención de EEUU en Irak; “I Love NY”, para apoyar a la ciudad de Nueva York, tras los atentados del 11-S….

El ámbito turístico, no escapa al poder de seducción de este artículo de moda, que se ha convertido en  souvenir, recogiendo imágenes y frases tópicas con las que nos retratamos irónicamente ante nuestros visitantes: “Estoy en la cola”, “Siesta”, “Aquí lo que hay e mucha guasa”, “Qué quiere de tapa?”, “Joé, que caló”, “La cuenta por favor”. Son, a decir de algunos, los souvenir del turismo barato que trae el low cost. Museos y entidades, se han apuntado a la moda de las camisetas, como elementos para la promoción turística y de marca de la ciudad. Cuando viajamos, llenamos nuestras maletas de un surtido variado de estas cómodas prendas, y hay quien se asegura su manifiesto de españolidad, vistiendo la camiseta con el famoso toro de Osborne, y situándolo “publicitariamente” en el Louvre, el British Museum, y en el mismísimo Museo de Arte Moderno de Nueva York.  Es como decir: “Aquí, estuvo un español”.

Las nuevas tendencias encuentran en las camisetas un espacio para la creatividad del diseño gráfico, que mediante el arte de la sugerencia, realizan un homenaje a la tipografía, a las formas de las letras, a los signos y a los números. Y del diseño gráfico a proyectos culturales, como el que desarrolla Pompas de Papel, especializada en el diseño de camisetas literarias, en las que se plasman textos breves, citas, minicuentos, poesía … Potencian además la obra de autores literarios inéditos a través del  Concurso de Literatura Hiperbreve . Es lo que se dice, moda para leer.

Más información: aquí o aquí

4 comentarios

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Lindsay Fashion, Noticias de Moda and Tendencias OK, Revista Moda OK. Revista Moda OK said: Documentos andantes « Docuhistorias: Desde entonces, los dueños de la moda la han situado en la alta costura y el … http://bit.ly/aatGJ6 […]

  2. Información Bitacoras.com…

    Esta anotación ha sido propuesta por un usuario para ser votada en Bitacoras.com. Para que el proceso finalice, deberás registrar tu blog en el servicio….

  3. Eres una maquina!!! De aqui al libro de Docuhistorias. Un besito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: