Dime lo que lees y sabré como se llama tu perro

Llega el buen tiempo y la gente brota por las calles, los parques muestran sus mejores galas, convirtiéndose en escenarios para el ocio y la recreación, en los que niños y adultos estrenan sus vestuarios primaverales y los perros muestran con elegancia, los cortes de pelo que los preparan para el caluroso verano. Juguetean y corren contentos, mientras suenan sus nombres, llamando nuestra atención. Porque, los nombres de los perros, en muchas ocasiones, reflejan las lecturas de sus dueños, la historia del propio protagonista y sobre todo las aficiones de su amo. ¿Cuáles serán las aficiones literarias del dueño de los perros Platón y Bakunin? ¿Quién no conoce un Milú, Spoopy, Idefix, Bubu, Lassie, Yaki…?

Milú es el compañero de Tintín, que en un principio se tituló Las aventuras de Tintín y Milú, cuyo nombre se lo puso el autor, en honor a su primera novia.. Snoopy, es un perrito capaz de pensar, leer y escribir, que ha saltado de los libros al cine y el mundo del “merchandising”. Idefix es el valiente  e inseparable amigo de Obelix. Bobby de Greyfriars, es el protagonista de una historia oral, que sucedió en Edimburgo y que se ha convertido en todo un símbolo para ciudadanos y turistas, que fotografían el monumento que la ciudad le dedicó y en el que se puede leer “Que su lealtad y devoción sean una lección para todos nosotros”.

La literatura infantil es especialmente “acogedora” con los personajes-perro, como elemento para la transmisión de valores. Os sugerimos que busquéis en el Servicio de Orientación de Lectura Infantil y Juvenil y descubráis a Viruta, Sabueso, Bambulo y muchos otros.

Pero lo cierto, es que el cine y la televisión tienen más peso en las modas de nombres de perros: Rin-Tin-Tin, Pluto, Goofy o Laika, una perrita que estaba abandonada en las calles de Moscú y fue recogida para protagonizar el primer viaje al espacio en 1957. Nunca regreso a la Tierra, pero son innumerables las perras que, todavía hoy, reciben su nombre. El icono canino de la publicidad parece ser el cachorro de Scottex que, a pesar de no tener nombre, ha quedado inmortalizado en el Museo Madame Tussaud de Londres, ya que es el personaje publicitario preferido por los ingleses.

El creciente aumento de la población canina, trae consigo la aparición de toda una industria de la que no es ajena el mundo de la documentación: registros oficiales como el RAIA, libros como el que ha escrito un veterinario en el que recoge mil nombres de mascotas, fruto de su experiencia profesional, revistas especializadas, publicidad emocional, que utiliza al perro como protagonista, para inducirnos al consumo y campañas de concienciación que intentan evitar el abandono de estos animales, cuando llega el verano y han dejado de cumplir su papel como regalo de Reyes.

La industria hotelera, abre su oferta a los turistas que quieren viajar con animales, y las fuentes de información turística han tomado nota, creando directorios especializados. Se produce así un fenómeno curioso: los portales dedicados a animales domésticos, se convierten, en “portales turísticos”, al incluir este tipo de fuentes. Incluyen igualmente, productos más imaginativos, como por ejemplo, las bases de datos que recogen fotografías y nombres de perros.  En el “Top 10”, descubrimos que Luna es el nombre más frecuente, desplazando a “Lindas” y “Laikas”. Así que, si te llamas Pepe Pérez, no le pongas “Luna” a tu perra, porque tardarán siglos en localizar tu registro cada vez que vayas al veterinario. Aunque se aconseja no utilizar nombres de persona para no herir sensibilidades de vecinos y amigos, os proponemos que probéis a buscar vuestro propio nombre. Descubriréis que “Lola”, es un nombre de perra cada vez más frecuente.

Si oís llamar a Rita, Greta o Gilda, no penséis que vais a encontraros con el fantasma de “la Hayworth” quitándose el guante, son nada más y nada menos que tres perras sevillanas, cuyos amos son aficionados al cine.

5 comentarios

  1. pero me quedo sin saber de donde viene Bubu??😉
    yo si algún día tengo un perro…. lo llamaré Enzo, como el protagonista de El arte de conducir bajo la lluvia, precioso libro, te lo recomiendo. A tí te gustará aún más!!

  2. Si lo llego a saber antes, no dejo que mi hermana llamara Tina a su yorsay. Que le hubiese puesto Lola, a mi me encanta.

  3. El Hotel Sant Bernat va un poco mas allá en su oferta y propone una excursión con San Bernardos. Se trata de una “actividad original y divertida, con los perros como protagonistas. Para conocer el excepcional entorno y para entrar en contacto con la salvaje naturaleza de la zona. Sin prisas, al paso de estos entrañables animales, la ruta transcurre entre bosques, por caminos y senderos, rodeados por el verde intenso de los árboles, y acompañados por el murmullo de los riachuelos.
    http://www.hotelhusasantbernat.com/pdf/278/info_actividades.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: